jueves, 22 de diciembre de 2011

¿Sígueme, mi amor?

El fin de semana pasado me fuí de compras.
Bueno, miento. Lo intenté. Pero cometí el error de pedirle a mi hombre que me acompañara.Porque después de siete años juntos a veces sufro lapsus y me olvido de que mi hombre NO me acompaña, mi hombre ME PERSIGUE.





Visualicemos.

Joven matrimonio, guapos, simpáticos ( ejem, ejem..) y residentes en las Vascongadas, caminan por la calle conversando ( ella más que él, para qué negarlo)en PARALELO. Ella observa una tienda de la industria Inditex, que no es objetivo para búsqueda de regalo navideño, pero que como viene siendo costumbre siempre es necesario un recorrido por si Amancio ha hecho el favor de traer nuevas novedades. La pareja se dispone a entrar en la tienda y el hombre del joven matrimonio como impulsado por una fuerza externa, se posiciona detrás de la fémina a modo de " follow de lider, lider, lider, follow de lider...sígueme!!".

Ella, como es vieja conocida de la tienda en cuestión y conoce a la perfección la situación de cada una de las prendas, entra por la derecha en primera, mete segunda, tercera y va acelerando haciendo caso omiso a las prendas ya conocidas. El hombre por miedo a perderla de vista le sigue sin prestar excesiva atención a lo que ella va visualizando y de repente, ella, que observa material nuevo en las perchas de un nuevo rincón, para en seco, con tal mala consecuencia que el hombre distraido choca contra ella y ambos se desastibilizan estando a punto de caer.


-¿Por qué me sigues?
- ¿Seguirte? yo no te sigo, voy contigo.
- No vas conmigo, vas DETRÁS mio. Si al menos me agarraras podríamos marcarnos un tren chu-chú y amenizar al personal.
- ¿Perdona?


La fémina opta por ignorar el comportamiento mientras sigue sintiendo su aliento en su nuca.

- ¿ Te gusta este vestido?

Ante este tipo de preguntas el hombre tiene registradas tres tipos de respuestas:

- Está bien ( es decir, le gusta)
- Si a tí te gusta... ( no le gusta)
- Es que así visto...igual puesto..( le horroriza)

Acuden al probador. Ese lugar al que el hombre entra con una gran incertidumbre (¿habrá o no habrá grandes sofás para sentarse?). Y entonces los divisa. Grandes sofás blancos en los que poder sacar la BB mientras ella se prueba vestidos, sale, pregunta, ignora la respuesta y acaba comprándose lo que a ella y sólo a ella le convence.

Salen de la tienda y la mujer ya va enfadada con el comportamiento del hombre y el hombre totalmente desconcertado porque no recuerda haber hecho nada para enfadarle a ella.

¿Os suena?

En fin.


Felices fiestas a tod@s. A disfrutar.


Besos

13 comentarios:

  1. Jajajjaa

    real como la vida misma!

    momento sofa :)

    FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
  2. Hija, has plasmado mis vivencias en el zara con mi chico, ya directamente no voy con él a comprar ropa, me persigue y siempre contesta con monosilabos:
    - Si, no se, ah!....
    A veces hace preguntas estúpidas tipo:
    ¿pero esto es una camiseta o un vestido?
    ¿pero va sin nada debajo?
    ¿es asi de transparente?

    O peor aún, se dedica a coger prendas horrorosas y a reirse de ellas enseñandomelas para quitarme las ganas de seguir comprando, o me saca faldas cortísimas como si la menda fuera a ponerse eso cada dia para ir a trabajar....

    Que no voy con él a comprar, nunca!

    Lo que me he reido con este post, ainsss, que razón tienes!

    Besazos y que pases una feliz navidad!!!

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaja!!
    tal cual lo has contado!!!! a mi me encanta a observar a los hombres perseguidores cuando voy a cualquier tienda del imperio Inditex!! Es divertidísimo!!!
    Feliz Navidad guapa!!!
    muaks enormeeee!!
    LP

    ResponderEliminar
  4. ¡Jajajajja! Tal cual, hija-sis, tal cual. Real como la vida misma.
    Besotes prenavideños

    ResponderEliminar
  5. Me encanta saber que no soy la única que sufre a un perseguidor!!la verdad es que con hacer un pequeño estudio de campo casi todos actúan igual. Qué paciencia..

    ResponderEliminar
  6. Que jeta tiene la señora moon!!!!!!Señoras bloggerass adictas a las compras,conociendo a su hombre,estoy convencido de que el se preocupa por la atención de su mujer....es decir (nos situamos en Amancio's house) " Moon!!! Corre,ven cariño,mira que estupenda blusa he encontrado,te quedará genial con las zapatos que te compraste ayer.Ademas resaltará tu silueta,podrás lucir el colgante que te regale el sábado pasado y estarás espectacularmente bella...soy afortunado por tenerte.Te quiero..."
    Ahhhhhhhhhhh " ...y no te preocupes q pago yo"
    El susodicho

    ResponderEliminar
  7. No, no eres la única. Yo en vez de perseguidor, tengo guardaespaldas. Si algún día ves a una en Zara del mercado de San Martín cantándole "and ai ai aii güil algüeis lof yu" al chico que le persigue, esos somos nosotros.

    ResponderEliminar
  8. Andaaaa! pero si ha escrito mi cuñao!!! Sssshhhhssss... si todas sabemos que en realidad las cosas suceden como lo cuentas tú, pero... es que no sabes que está mal visto llevarle la contraria a las blogueras????
    besotes familia! cuidadme al pequeñín

    ResponderEliminar
  9. jajajaja, que bueno!! pobre hojmbre tuyo, si alguna vez coincidimos, ya me iré con él a tomar algo, porque para nada soy femenina en el tema compras...

    besicos

    ResponderEliminar
  10. Habrá que escuchar las dos versiones eh!

    Feliz navidad!.

    ResponderEliminar
  11. Chica, leyéndote me ha entrado la duda de si era yo quien escribía....el mio es calcadito ¡Que cruz!

    ResponderEliminar
  12. jajajajajajajajajajajajajajajajaja es que me encanta, qué perfecta descripción, qué detalles, qué deja vú :D
    te sigo te sigo, me encanta el blog, no puedo parar de sonreír :D

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todas por comentar y bienvenidas a las nuevas!!

    Un beso

    ResponderEliminar